Mi experiencia con el Eneagrama

por | Nov 26, 2019 | eneagrama | 0 Comentarios

Quizás conozcas el Eneagrama.

Se ha puesto de moda.

Como el horóscopo en su día. Parece cosa de brujería ¿verdad? Pero el hecho de que se trate como un atracción de feria no significa que lo sea.

La Astrología es una ciencia bastante antigua y respetada aunque el gran publico pueda pensar que es una chorrada mirar las estrella te aseguro que hay cálculos astronómicos importantes involucrados en la Astrología.

Yo respeto este enfoque.

El Eneagrama es un mapa del carácter humano.

Tiene muchos enfoques diferentes y se puede utilizar superficialmente para identificar y encasillar desde que rasgo nos movemos. También se puede utilizar de manera más profunda para identificar los mecanismos psicológicos que nos acompañan cada día.

Bien utilizado es una herramienta de diagnostico muy poderosa en mi profesión.

Es Claudio Naranjo, psiquiatra Chileno, quien escribe y profundiza en el estudio del carácter. Es preciso y prolífico en sus libros Carácter y Neurosis es una referencia brutal en este mundo. Paralelamente, en Italia, Paolo Quatrini también habla y enseña el Eneagrama.

Yo hice el curso introductor, llamado proto-analisis en 2008. En 2010 hice el S.A.T.1 donde conocí mi Gloria (la mujer que me ha hecho feliz) y en el 2014 hice el S.a.t.2; estaba ahí cuando me llamó Gloria para decirme que tenía un tumor en un estadio terminal.

Indiscutiblemente me han pasado cosas muy importantes en la Casa Grande.

Desde que comencé a oír hablar del Eneagrama sentí una gran pasión.

La pasión del saber, de conocer y poseer (este es uno de mis puntos neuróticos) los secretos de la naturaleza humana.

Y, a pesar de ello, hasta hace seis meses he estado en la ignorancia.

No creas que no he leído muchos libros, hablado con amigos y compañeros terapeutas. Hecho talleres y trabajado activamente sobre mí. Te aseguro que lo hice. Mi relación con Gloria ha sido impregnada de esta búsqueda.

Cuando conocí Mario Fernandez Alameda, discípulo directo de Paolo Quattrini, mi actual maestro; había tirado la toalla y estaba muy decepcionada con el Eneagrama.

» Es un método de diagnostico poco real «; » qué tonterías » y otras descalificaciones que tenían que ver con una realidad muy frustrante. Después de 11 años de empeños aún no me sentía cómoda en mi Eneatipo.

El Eneagrama distingue nueve caracteres que están en relación entre sí y que tiene diferencias importantes respecto cómo vivir la vida, como experimentan la salud y la neurosis.

¿Cómo podía ser que yo después de tanto tiempo no pudiera ver mi Eneatipo?

El sistema tenía que estar equivocado.

Si todo ser humano tiene un lugar en el Eneagrama ¿cómo podía ser que yo no?

Comencé poniéndome en el Eneatipo 2 luego pase al 3 y al cabo de unos años al 4. Me quedé ahí otros tanto investigando. Y luego conocí Mario que me dijo de volver al 2. Obediente volví a observarme como un tipo 2.

Enfadada, decepcionada, cansada y queriendo pasar del tema.

Al cabo de tres mese de conocerle, Mario me dijo: » Haz turismo en el tipo 6 «

Entonces, fue cuando me reí en su cara y le dije: » Esto no es serio. «

¡Que tomadura de pelo!

Sin embargo, cuando le di una posibilidad, todo encajó.

Después de once años de dedicación.

Por fin.

Ha sido una montaña muy dura de subir.

Pero las vistas son espectaculares.

El auto-diagnostico ha sido una tortura. Tampoco los grandes terapeutas que me he encontrado en el camino han sabido indicarme la dirección correcta.

Cuando haces un curso presencial de 10 días, hay 100 asistentes y 8 terapeutas a disposición no es fácil; a menudo no hay el tiempo para coincidir y profundizar cómo requiere la herramienta.

Adquirí conocimientos teóricos y tuve experiencias significativas que sin embargo no podía leer en la óptica correcta.

Cuando no respeto la lentitud, la importancia de crear un vinculo profundo y sincero, es muy difícil conseguir un cambio real.

Fantasia y realidad a veces se entremezclan de una manera insidiosa.

Hay que separar el grano de la paja y es un trabajo tedioso, que se vende mal, tiene mala prensa y que muy poca gente está dispuesta a hacer.

Sin embargo es el trabajo que dé verdad paga.

Con Mario, en un curso de larga duración y con un grupo pequeño, he podido entrar en la disciplina desde un lugar nuevo que ha resultado ser muy revelador.

La linea de Paolo Quattrini, habla de una manera que yo no había escuchado antes y que ha sido y es necesaria para entender la dinámica de esta herramienta.

Con Mario he dejado de ver la disciplina como un recopilatorio de rasgos del carácter y conocerla por un mapa dinámico del proceso de neurosis y bienestar.

En estos meses estoy redescubriendo mi fe en el Eneagrama, estoy entendiendo muchas cosas que se me resistían.

Ya no quiero poseer, si no que me dejo poseer.

Me siento en paz conmigo misma y en sintonía con la herramienta.

Agradecida hacia Mario y todos los maestros que le han precedido.

Esto no significa que sienta que domine las enseñanzas o que el viaje haya acabado. Tampoco significa que pueda enseñar la herramienta, aunque te confieso que algún día me gustaría poder hacerlo.

Te momento me conformo con hablar de ello.

La búsqueda de la verdad sigue.

Siento que la humildad es un buen camino, reconozco lo grande que es la sabiduría del Eneagrama.

No te preocupes, me cuido de la falsa humildad.

Si quieres una persona que te acompañe en tu búsqueda personal, alguien experimentado y sincero, te interesa hacer el proceso de terapia gestalt conmigo.

Un abrazo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *