Preguntas frecuentes.

¿Qué precio tienen las sesiones?

Esta es una pregunta que me hacen a menudo a veces antes de concertar la sesión gratuita, siempre he pensado que era mejor tratar este tema en la primera sesión pero hablando con mis clientes, me han hecho ver que es mejor tratar este tema directamente en la web. 

El precio de la sesión es de 50,00 euros más i.v.a.*; en total 60,50 euros.

*El i.v.a. es un impuesto obligatorio en España y se aplica a las personas residentes en la Unión Europea, si resides fuera de ella no tendrás que pagarlo. 

Las sesiones  acostumbran tener una duración de entre 50 y 60 minutos.

¿Cómo se desarrolla habitualmente un proceso con la Gestalt?

Aconsejo vernos una vez por semana durante los primeros meses para que podamos crear el vínculo necesario para trabajar en profundidad. 

Después de un tiempo, que depende del proceso de cada uno, las sesiones pasarán a ser quincenales. 

Un proceso puede durar desde unas 4-6 sesiones hasta varios meses, esto depende del nivel de bienestar y profundidad que quiere alcanzar el cliente

¿Qué resultados cabe esperar de la Gestalt?

El objetivo de la Gestalt es desarrollar tu auto-apoyo. Es bueno esperar eso de un proceso de acompañamiento.

Es un objetivo ambicioso al que llegaremos después de unos meses de trabajo, siendo realisticos necesitamos más de 2 o 3 sesiones. Es importante adquirir un compromiso firme con uno mismo, para que puedas pasar de apoyarte en tu entorno a apoyarte en ti mismo.

¿Cuánto tiempo tardaré en notar resultados?

Los primeros resultados deberían verse entre las 6 – 8 primeras sesiones. Es importante afianzarlos a continuación durante el tiempo que consideremos necesario para que sean profundos y duraderos.

Me realizan con frecuencia esta pregunta, a lo que a veces contesto: ¿Cuánto tiempo has estado viviendo así, sintiéndote como ahora y actuando de esta forma? 

Es razonable pensar que no se puede cambiar en dos meses toda una vida, si deseamos que ese cambio sea profundo. Sin embargo, en cuanto empiezas a hacerte cargo de tus emociones y a darles un espacio para poder sentirlas, la sensación de alivio es inmediata.

¿Qué titulación tienes?

Me he formado en las siguientes áreas:

  • Terapia Gestalt
  • Counseling Gestalt
  • Trabajo Corporal Integrativo
  • Psicocounselling de los Eneatipos.

Esto significa que no he estudiado la carrera de Psicología y por esto no puedo hacer diagnósticos psicológicos, ni redactar informes para causas judiciales o laborales.

¿Qué ocurre si pierdo la cobertura durante una sesión online?

Esto puede pasar en ocasiones y generalmente pasamos rápidamente a la video llamada de WhatsApp que acostumbra resolver muy bien los problemas de red sobre todo cuando nos apoyamos en el 3G o 4G, que siendo una red móvil es mas estable.

Si finalmente no hubiera manera de hacer la sesión, tienes un cambio de día y hora gratuito que puedes aplicar siempre dentro de la misma semana en que tenías la sesión original.

¿Qué diferencia a la Gestalt de otros enfoques?

La Gestalt se difiere de otros enfoque en varios puntos. Uno de los más significativos, es que la persona que lleva la sesión no tiene la solución de lo que le está pasando al cliente.

El enfoque Gestalt es una manera de estar bien con uno mismo tengas las condiciones de vida que tengas. No buscamos evitar los tropiezos, queremos aprender a levantarnos después de la caída, aceptamos los tropiezos como parte de la vida misma.

En la Gestalt creemos que el organismo, si está libre de interferencias neuroticas, tiende naturalmente al bienestar y a la prosperidad.

Si ya he trabajado con un enfoque cognitivo-conductual ¿qué puede aportarme la Gestalt?

Los clientes que han hecho cognitivo conductual y llegan a la Gestalt acostumbran valorar la ausencia de etiquetas que determinen su situación así como la naturalidad a la hora de establecer la relación conmigo.

Una cliente me dijo que su anterior terapeuta cognitivo-conductual la trataba de «Usted»,  esto conmigo no va a pasar. Tampoco voy a pretender saber más que tú misma de tu situación. Por lo general, no voy a darte tareas a realizar, ni ningún tipo de ejercicios para modificar intencionalmente tu conducta, sí te voy a proponer dinámicas que te ayuden a ampliar tu «darte cuenta».

La Gestalt cree en la paradoja del cambio: cuando dejas de esforzarte para cambiar y aceptas quien eres, es cuando cambias. Esto no quiere decir que no trabajemos para conseguirlo, sino que el trabajo que realizamos tiene otra dirección: el aprender a darnos cuenta de cómo actuamos, además de tomar conciencia y adquirir responsabilidad sobre nuestras emociones y acciones.

Los profesionales de el counselling cognitivo-conductual creen que el continuo de la experiencia humana es: «pienso-siento-hago» o sea, que los pensamientos determinan nuestras emociones.

Los gestálticos creemos que el continuo de la experiencia humana es: «siento-pienso-hago» o sea, que son las emociones las que determinan los pensamientos.

Esta es una diferencia muy importante. 

Si ya he hecho psicoanálisis, ¿qué puede aportarme la Gestalt?

No tengo experiencia de clientes que hayan hecho psicoanálisis y que hayan venido a hacer Gestalt conmigo.

Lo que diferencia a ambos estilos es el contacto que se permite entre quien lleva la sesión y su cliente.

El psicoanálisis requiere una distancia muy marcada entre ambos roles mientras que la gestalt sostiene que es el contacto entre quien acompaña y el cliente el factor que facilita el éxito de las sesiones.

La Gestalt huye de las interpretaciones mientras que el psicoanálisis se especializa en ellas.

De la misma manera, la Gestalt ve el pasado como algo secundario a la responsabilidad personal en el presente, mientras que el Psicoanálisis trabaja más en el pasado que en el presente.

¿Puedo hacer counselling Gestalt si sigo otros tratamientos?

Mi postura es positiva hacia integrar el proceso con el de otros especialistas.

¿Puedo interrumpir el proceso en cualquier momento?

Sí, puedes interrumpir el proceso en cualquier momento.

Lo único que te pido es que hagamos una sesión de cierre para despedirnos e integrar el proceso hecho hasta la fecha, poder evaluar los cambios que has logrado y lo que queda pendiente para el futuro.